¿QUÉ PASA EN UCRANIA? Y ¿QUÉ NOS DICEN QUE PASA EN UCRANIA?

¿QUÉ PASA EN UCRANIA? Y ¿QUÉ NOS DICEN QUE PASA EN UCRANIA?

El relato que se viene construyendo desde los inicios de la crisis ucraniana sigue las mismas pautas de otros conflictos, con lo cual la sensación de deja vu es insoportable.

Hasta la guerra de Vietnam y la expansión de la Tv, la información la suministraban los corresponsales de guerra, fotoperiodistas desde los puntos de conflicto. Sobre esta base se sustentaba el relato.

Pero con la derrota en esa guerra, los militares y gobiernos  norteamericanos comprendieron que en toda guerra o crisis el relato era tan importante como el misil.

Y para Ucrania se ha construido un relato, una narrativa que acompañe al misil, ni es la primera vez ni será la última.

¿Pero como se construye esta narrativa?

En primer lugar, hay que retratar a los contendientes como campeones del torneo medieval, y pintar los frescos cristianos para explicar mitos intangibles a poblaciones analfabetas. Resumiendo, hay que fundamentar el relato en una base emocional irreflexiva, y que mejor lugar donde anclar el relato que en  los personajes de nuestra infancia, estos personajes nos acompañaran siempre.

Así, el retrato del Ruso Putín respecto al Presidente Obama es la base maniquea e infantiloide sobre la que se construye la narración, que si no fuera por las consecuencias sangrientas movería a risa.

A Putín se le retrata como un acechante  “Dr No”, un personaje proveniente de la  oscuridad de Oriente, habitante de la estepa, lugar simbólico, sin vegetación donde el frio impide que la vida, el calor del sentimiento fluya. Se le hace  representante de una raza; una raza bárbara con costumbres bárbaras, perteneciente (como todo el mundo sabe) a ese mundo de bárbaros siempre prestos a la invasión. Nuestro adn cultural metaboliza muy rápidamente estos códigos.

Al Presidente Obama se le presenta como un príncipe moderno, siempre presto a ayudar a quién lo necesite, no importando lo lejano que esté de su Residencia, la Casa Blanca siempre es “la Residencia” del Presidente. Es un Caballero desprendido donde los haya, nunca persigue intereses materiales, eso lo deja para el Dr. No, lo suyo es extender su bien más preciado, la democracia, los valores occidentales.

Esta construcción de personajes es deudora del Hollywood más recalcitrante y alienante.

Con esta construcción de los personajes la fundamentación del relato está concluida, pero el trabajo narrativo no ha terminado, hay que darle vida, dinamismo, velocidad, sino sería casi como una película de cine mudo.

¿Cómo se obtiene el dinamismo?, añadiendo diálogos, verbales y visuales, y para conseguir este fin se utilizan las redes sociales. A las redes  se filtran  imágenes reales acomodando a los personajes a nuestro relato canónico, haciendo a las victimas verdugos y a los verdugos victimas.

También se inventa y guiniza directamente la historia y se inventa, los ejemplos son interminables, el cormorán cubierto de petróleo de la primera guerra del Golfo imagen que provenía del naufragio de Exxon Valdés, la reconstrucción de la Plaza Verde de Tripoli en cartón piedra en Catar recreando hechos que no habían sucedido,  los francotiradores del golpe a Hugo Chaves presentándolos como chavistas y muchos más  con los que nos han manipulado durante décadas.

El «espionaje»  masivo de la NSA y otras Agencias de inteligencia con la complicidad de las grandes empresas de Internet adquiere sentido, estos millones de personas poseen  el mayor secreto militar de la actualidad, los perfiles personales, gustos, redes de amigos,  etc, que permiten construir la narración que acompañe al misil.

Ahora bien, ¿por qué se utilizan las redes sociales, no sería más fácil utilizar directamente los mass media?

Muy sencillo, se utilizan las redes sociales por dos razones; una razón se explica por las características propias del medio digital. Es un medio velóz, salta fronteras terrestres, evita los filtros racionales que nos permiten distinguir entre la verdad y la mentira, y es «viral» como una pandemia de gripe. En el medio digital el hardware se transmuta en software y a la inversa.

en otros medios de comunicación existe mayor separación entre fondo y forma, la clásica  distinción entre opinión e información, pero su lentitud ofrece un mayor margen para la reflexión y por lo tanto con una capacidad viral muy disminuida.  La verdad espera, sólo la mentira tiene prisa.

La otra razón está motivada por la pérdida de credibilidad de los mass media, no tienen reporteros en la zona, fuentes propias y “todos” destilan el aroma del monopolio informativo de las grandes agencias anglosajonas.

En las guerras del Golfo, a los periodistas se les reunía y los servicios de prensa militares les ofrecían la información, si era necesario se les proyectaban imágenes en directo. Con el asesinato de José Couso en el Hotel Palestina, se dio el puñetazo “accidental” en la mesa. Se dejaba claro por parte del Pentágono que en sus guerras informan ellos y dictan qué y cómo se informa. La espontanea destrucción de la estatua de Sadan era parte de un guion escrito con antelación a muchos kilómetros de Bagdad.

Estas dos razones  explican la utilización de las redes sociales.

¿Pero cómo opera en la construcción del relato?.

Lo primero es utilizar y volcar a las redes sociales imágenes de fuentes no identificadas pero que los mass media  se encargarán de rebotar y poner su altavoz.

Las redes sociales ponen la frescura y los grandes medios su poderío para canonizar lo políticamente correcto.

Ejemplo palmario de esta técnica ha sido todo lo relacionado con el ataque químico en Siria, realmente no se sabe quién realizó el ataque, sólo sabemos que el gobierno sirio no tenía ningún interés ni necesidad de realizar el ataque, perjudicaba sus intereses, sin embargo los grupos opositores nacionales y extranjeros tenían un gran interés en crear un “causus belli” para provocar la intervención clara y sin subterfugios de países extranjeros.

De esta forma al relato infantil y maniqueo inicial se le inyecta un dinamismo que impide la reflexión y cambia el sentido de la empatía. No se puede cambiar que las personas nos identifiquemos con el que sufre, con el débil, con las víctimas, pero si convertimos a las víctimas en verdugos y a los verdugos en victimas, todos desearemos que parta el misil buscando la cabeza del Dr NO o que los Estados Unidos de América nos protejan del mal.

¿O qué sino es?

La ocultación de que en Ucrania hay oligarcas corruptos de todo signo, Yanukóvich, pero también Timoshenko.

O que tanto en Kiev como en las regiones del Este se protesta contra la corrupción y por quitarse de encima gobiernos oligárquicos.

Pero que en Kiev se dio un golpe de Estado patrocinado y alentado por Europa y EEUU.

Y que en ese golpe se utilizaron grupos nazis previamente entrenados en cuarteles de la policía polaca.

O que estos grupos como el partido Sbovoda y Pravy Sektor o Sector Derecho tienen una participación desproporcionada en las estructuras de gobierno a su apoyo electoral anterior al golpe.

En contraste, en muchas dependencias gubernamentales asaltadas de las ciudades del este de Ucrania hay carteles con el español “no pasarán”.

O la falta de disposición del ejercito ucraniano a  involucrarse, consciente de que puede dividirse e iniciar una guerra civil catastrófica.

Ante los cual,  las cuestionadas autoridades de Kiev arman una Guardia Nacional alimentada por  grupos nazis.

O que los acuerdos del 21 de Febrero firmados por la Unión Europea y el enviado ruso, incluían  adelanto electoral y  federalización de Ucrania.

Y que  estos  acuerdos  fueron boicoteados, llevándolos a la Plaza de Maidán donde se habían hecho fuertes los grupos nazis ya armados para que los aprobara, ante la incredulidad del enviado ruso.

O qué los francotiradores que asesinaron en Maiden  fueron entrenados y enviados desde el exterior, según el  Ministro de Asuntos Exteriores lituano.

Obsérvese que el último párrafo está escrito en frases de no más de 140 caracteres, con lo cual podemos concluir que si se quiere, la verdad también puede transmitirse por Twitter.

Roberto Pérez  Paniagua ( Sociólogo)

Compartir:
  • Print
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • email
  • Live
  • Meneame
  • PDF
  • Technorati
  • Twitter

En la categoria de: ARTÍCULOSDESTACADOLO MEJORNOTICIAS

RSSComments (0)

Trackback URL

Comentar