“El trabajo: un deber o un derecho de ciudadanía”.

El 19 de abril de 2017 se celebró el encuentro-jornada anual con Sociólogos sin Fronteras. Este año el encuentro tuvo como tema: “El trabajo: un deber o un derecho de ciudadanía”.

ssf2

Como REFLEXIÓN para iniciar la jornada se parte de:

“Ante la escasez real, sólo hay que mirar las cifras de desempleo y subempleo en España, y las profecías para el más inmediato futuro, parece que, cada vez más, tener un empleo decentemente remunerado será un privilegio al alcance de muy pocos.

La Constitución Española consagra el deber y derecho de trabajar para aquél que lo desee (art. 35). No obstante las reformas laborales llevadas a cabo en esta década han configurado el trabajo, sin reparar en qué condiciones, como una obligación servil.

Ante estas circunstancias varias opciones, no necesariamente excluyentes, se pueden explorar. Por un lado, siguiendo la línea del sociólogo Guy Aznar que ya en los años noventa propuso “Trabajar menos para trabajar todos”, esto es el reparto del trabajo socialmente necesario, lo cual influyó en la (malograda) experiencia francesa de las 35 horas . Por otro lado, desligando el derecho de ciudadanía de la obligación de trabajar, esto es las distintas modalidades de una renta básica.

Partiendo de qué hay de vedad y qué de exageración respecto a las transformaciones en el empleo y las sombrías proyecciones macroeconómicas respecto al mercado de trabajo del futuro, nos proponemos estimular un debate que permita identificar opciones y márgenes de decisión política sobre el papel del trabajo humano en los próximos años”.

 El Secretario del Colegio de Politólogos y Sociólogos de Madrid, donde se realiza la Jornada, da la bienvenida a SSF, a los ponentes y a los asistentes con un breve saluda. Posteriormente reflexionó sobre los jóvenes que se incorporan a la sociedad activa y frente a la esclavitud y también al derecho de trabajar.

ssf1El Presidente de Sociólogos sin Fronteras, Javier Pinilla, presenta el tema partiendo del alarmismo que se ha suscitado con los trabajos del futuro. A esta preocupación responde el texto introductorio que se ha transcrito a modo de reflexión.

En esta jornada participan: Pablo López Calle e Ignacio Álvarez Peralta.

pabloPablo López Calle es Doctor en Ciencias Políticas y Sociología y profesor de Sociología del Trabajo y de Ergonomía en la Universidad Complutense de Madrid. Ha participado en varios proyectos de investigación nacionales e internacionales relacionados con las transformaciones legales y productivas del trabajo, fundamentalmente en la industria del automóvil, así como en distintos contratos de investigación con sindicatos e instituciones públicas sobre los efectos de estas transformaciones: educación, vivienda y empleo de los jóvenes, debilitamiento de la clase obrera, evolución y tratamiento de la siniestralidad laboral.

ignacioIgnacio Álvarez Peralta que es Doctor en Economía Internacional. Ha trabajado como investigador en el Instituto Complutense de Estudios Internacionales y es profesor en el Máster en Relaciones Laborales de las la UNED. Sus líneas de investigación se centran en la interacción entre renta, demanda y crecimiento económico en Europa. También sobre la financiarización y macroeconomía financiera. Ha tenido un papel activo en la elaboración del modelo económico propuesto por la formación política Podemos.

Comienza su exposición Pablo López:

Reflexiona sobre la disyuntiva que se ha planteado de si el trabajo es un deber o es un derecho. Entendiendo que no existe tal contraposición, sino que habría que decir que el trabajo es un derecho que a su vez es un deber.

Para situar el contexto del tema alude a una reciente investigación que está realizando con trabajadores del área geográfica de Coslada (Madrid) que tuvieron empleos estables antes de la crisis, que les llevó a algunos de ellos a abandonar su progresión formativa y que llegada la crisis han perdido esos trabajos estables. Por ello, respondiendo a un anuncio de prensa, han viajado a Holanda, a Rotterdam, siguiendo la oferta de empleo con “Contrato Cero” con el fin de prestar servicios en empresas de logística a través de contratos con entidades de trabajo temporal. Este tipo de contrato, que surgió en el ámbito anglosajón, permite a la empresa tener a disposición a los trabajadores, sin darles un empleo, sino, con la expectativa de darles horas de trabajo en cuanto éstas sean necesarias. En el caso de la logística es para descargar barcos que llegan al puerto de Rotterdam. Los jóvenes trabajadores tienen que abonar a la empresa la manutención en viviendas compartidas que la empresa pone a su disposición, lo que puede llevar a personas que no consiguen horas de trabajo que generen deuda con la propia empresa que presuntamente les ha contratado para trabajar. La paradoja de la deuda económica por manutención con el empleador.

La situación es tan precaria que se ha dado el caso de que personas en estas circunstancias de trabajo, literalmente han escapado campo a través del empleador. Eludiendo la propia deuda generada que les estaba asfixiando.

Introducido el tema con este caso tan singular, el ponente alude a los trabajos de investigación de los sociólogos Andrés Bilbao y M. Castells: el trabajo como articulador de las sociedades modernas, el paso del feudalismo al capitalismo.

De ahí las ideas del libre derecho a ganarse la vida a través del trabajo, igual derecho a la diferencia, la diferencia entre iguales. Llegando a los conceptos marxistas del trabajo como bien inalienable.

Sin embargo, la evolución del capitalismo ha demostrado como el trabajo sí es alienable. Ya que la explotación consiste precisamente en ceder la capacidad de trabajo tras poner un valor a ese mismo trabajo. Es decir, fijar un precio por la venta de la fuerza o capacidad de trabajo. Hasta llegar a los precios de supervivencia como el caso que hemos visto en Holanda de los trabajadores de Coslada. Donde el trabajo acaba siendo una mercancía en manos del mejor postor.

También hay que poner énfasis en las contradicciones del trabajo: el de mujeres, menores y niños. Por menos salario se compra esa fuerza de trabajo.

Otra contradicción del sistema es que a pesar de que el trabajo se convierte en una mercancía lucrativa para el capitalista que emplea, ese mismo empleo, en las condiciones de poca remuneración, engrosa también los intereses del capital. Pero, a su vez, al empresario le interesa tener un ejército de reserva de desempleados, que no incrementa las ganancias del capital, pero le permite tener en permanente chantaje a las personas que trabajan.

El Keynesianismo estableció que el trabajo como deber o como derecho sirve para regular la tasa de ganancia de las sociedades capitalistas.

Medidas presupuestarias que reducen la jornada de trabajo, un salario universal distinto a lo que deriva del trabajo (no por ser trabajador, sino, por ser ciudadano), la gestión de las políticas de empleabilidad y otras reformas que crean subsidios que se pueden entender disuasorios de la búsqueda de empleos de baja retribución, la ocupación distinta al empleo retribuido… Son medidas paliativas de la falta de trabajo que permiten poner en valor el concepto de ciudadanía con ingresos sin dependencia directa de su empleo asalariado.

De ahí que se cierra la ponencia con el eslogan de la jornada: trabajo un derecho o un deber, con sus acepciones ambivalentes. Con sus pros y sus contras, ya que cualquier actuación tiene sus consecuencias, pero que hay que emprenderlas, ya que el inmovilismo genera más perjuicios que beneficios.

Ignacio Álvarez toma el relevo en la intervención y expone:

España tiene un desafío en la creación de empleo, por lo que tiene que plantear sin dilación medidas políticas para ello. Analiza cuatro etapas:

– Tras la II Guerra Mundial la integración social de las personas pasaba por el empleo. De ahí que el empleo se configuró como necesario para vincular a las personas con las sociedades en las que habitaban y se ocupaban. Hoy este modelo se ha roto.

Según información de EUROSTAT, el 15 % de los trabajadores en España son trabajadores pobres. Lo que hay que sumar a que un 15 % de personas están sin trabajo. Por tanto, se desprende que un 30 % de personas están dentro de la pobreza, con y sin empleo.

Además, 2 tercios de los asalariados tienen salarios bajos y trabajos temporales.

El mundo del trabajo se ha licuado. El empleo ya no es un sinónimo de ciudadanía.

– Además, se cruza una variable más en el difícil puzle del trabajo derecho y necesidad, y es que hay un gran número de desempleados a los que hay que proveer de un empleo, pero con empleos que han de reunir calidad y ser equilibrados con el medio ambiente, es decir, preservar de la emisión de gases de efecto invernadero que provoquen la subida de la temperatura.

Se prevé que un incremento de la temperatura global en 2 grados centígrados puede tener efectos sistémicos en el conjunto del mundo. Por tanto, hay que crear empleo en un espacio finito de dióxido de carbono y temperatura mantenida. Hay que buscar patrones de crecimiento sostenibles. Lo que rompe la doctrina del presidente de EE.UU. que enfrenta el empleo al medio ambiente.

– El tercer aspecto a tener en cuenta es la necesidad de crear empleo en un sistema de leyes biofísicas. Lo que hace preguntarnos, qué modelo social queremos. La tan deseada igualdad social en un momento en el que la brecha salarial se acentúa. Donde los hombres amplían involuntariamente su jornada laboral y las mujeres se ven postergadas a empleos no deseados a tiempo parcial, con el fin de conciliar el trabajo con la voluntad de ser madres.

– Un cuarto desafío es la robotización y la digitalización. Se prevé que entre 8 a 15 millones de empleos se van a ver reducidos en la UE debido a la robotización. La digitalización es un motor de cambio que hace imprevisible hacia dónde va a ir el desarrollo del capitalismo.

¿Qué hay que hacer? Según el ponente:

  1. a)     Políticas fiscales expansivas para la creación de empleo, pero un empleo que sea sostenible respecto al medio ambiente.
  2. b)     Predistribución de agentes que lo hagan y del objeto de la distribución. La distribución de la renta tiene que cambiar. Ya que se tiene que dar recaudación y progresividad en un marco de Predistribución. Qué es este término: “es la posibilidad de influir directamente en la distribución ‘primaria’ de la renta, de forma que se hagan innecesarias muchas de las correcciones redistributivas posteriores (o distribución ‘secundaria’)”. Así, es importante aumentar la igualdad en la distribución primaria de la renta a través de potentes sindicatos y de una negociación colectiva a gran escala y legalmente vinculante que garantice un diferencial salarial reducido y una igualdad horizontal en las retribuciones de los trabajadores. Por tanto, ya no haría falta distribuir la renta tras políticas impositivas, ya que las personas tendrían igualdad en el origen. Se trabaja más la asignación en el origen de recursos que la posterior distribución de las recaudaciones con los impuestos.

Por otro lado, la predistribución se define como una intervención que actúa más sobre las “causas” que sobre las “consecuencias” de la desigualdad. Es una acción preventiva frente a una redistribución que consistiría en acciones curativas, una vez las situaciones de necesidad o desventaja ya se han producido.

  1. c)     Redefinir las reformas laborales. Evitar que los ajustes económicos pasen por los despidos en las empresas y las rebajas salariales. Potenciar los acuerdos de la negociación colectiva sectorial y territorial frente a los pactos de empresa.
  2. d)     Qué hacer con la conexión “trabajo” como pasaporte para la ciudadanía.
  3. e)     Garantizar un suelo salarial.
  4. f)      Limitar el empleo del contrato temporal a situaciones específicas y tasadas.
  5. g)     En cuanto a los subsidios, que no son políticas de predistribución, sino de redistribución de las rentas tras la aplicación de impuestos: 2 de cada 3 desempleados en España carecen de subsidio de desempleo. Lo que atenta contra los empleos fijos, ya que la existencia de un ejército de reserva de desempleados sin subsidio hace más difícil una negociación de mejora de condiciones de trabajo y empleo. Hay que plantear que todo el mundo tenga una renta garantizada y unos servicios mínimos de ciudadanía.
  6. h)     Tres medidas del mercado de trabajo:

1.-     Universalidad de la enseñanza/educación gratuita y suficiente de 0 a 3 años.

2.-   Permisos de paternidad y maternidad iguales en cuanto a la obligatoriedad de su disfrute y su no opción al disfrute, es decir, que sea obligado e intransferible.

3.-   Debate tecnológico. Desafío de la robotización y el proceso de digitalización.

Hay que tener en cuenta que si en los años cincuenta del pasado siglo no se hubiesen reducido las jornadas de trabajo, hoy tendríamos un 40 % de desempleo. Ya que en los años cincuenta del siglo XX, la media de horas de trabajo anual era de 2.050 horas, siendo en la actualidad de 1.670 horas. Por lo que hay que ir a una reducción de horas de trabajo para que exista un mayor reparto del empleo.

En España nos preguntamos si puede haber trabajo para todos. Ello pasa por recualificar y adaptar a los trabajadores. Pero está claro que quien estuvo en construcción, no se va a convertir en un diseñador de software. Pero, sí se puede pasar de las personas que se ocuparon en la construcción, para que ahora lo hagan en la rehabilitación de edificios que sean energéticamente eficientes y ergonómicamente adaptados a sus ocupantes.

Qué ocurre con las rentas garantizadas. Hay quien piensa que ello es un incentivo a los bajos salarios y, por tanto, un incentivo al capital.

La renta básica universal es una medida de igualdad de oportunidades, pero no de igualdad de resultados. El ponente considera que hay que invertir más en el trabajo de resultados que en la igualdad en el origen.

Finalizadas las ponencias, se abre un turno de participación, las opiniones/intervenciones se resumen en:

Se cuestiona sobre los modelos productivos y su posible cambio. Teniendo en cuenta la necesidad de compatibilizar la digitalización con la caída de empleos y por tanto, la necesidad de ocupación alternativa, retribución o subsidio, que no necesariamente pasa por trabajo remunerado.

El cambio del modelo productivo es multifactorial y tiene pros y contras, pero todo lo que se hace tiene consecuencias y la mejor medida no es la que se deja de llevar a la práctica. Por lo que hay que arriesgarse y ver.

Se plantea la problemática del trabajador con síndrome de Estocolmo respecto a lo que le pasa. Como no puede huir de esta situación, se acaba “enamorando” de la misma y queda allí atrapado, sin ser reivindicativo frente al modelo.

En un momento dado se pude caer en las dinámicas de la “sopa boba”. La renta básica propicia que el beneficiario se quede en la misma sin preocuparse de su derecho al trabajo y conformándose con el subsidio.

Se menciona el cambio del término trabajador por el de ciudadano. Habiendo perdido las relaciones laborales su papel protagonista como dinamizador de la sociedad.

Se hace una intervención que alude al trabajo como mercancía y al modelo de relaciones laborales que se han mercantilizado. Los autónomos o falsos autónomos que establecen sus relaciones laborales por medio del derecho mercantil o civil y ya no por el derecho del trabajo.

También hay una intervención que menciona que se ha perdido la conciencia de clase trabajadora. Han caído las relaciones industriales y crecen las de servicios. Ello hace caer la integración en el grupo de clase trabajadora, para cobrar protagonismo la relación de consumidor, usuario, ciudadano…

Hay quien se pregunta ¿dónde han quedado las disputas por los beneficios de la productividad, si es verdad que se produce más, dónde repercuten esos incrementos?

Tras las intervenciones y el debate, como ya es práctica habitual de las Jornadas de Primavera de Sociólogos sin Fronteras, a las 21.00 horas, con el fin de respetar el horario de trabajo de los trabajadores del centro se concluye la jornada y se completa con un refrigerio para los ponentes y los asistentes.

Compartir:
  • Print
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • email
  • Live
  • Meneame
  • PDF
  • Technorati
  • Twitter

En la categoria de: ACTIVIDADESARTÍCULOSDESTACADOLO MEJOR

RSSComments (0)

Trackback URL

Comentar