28 días. David Safier (Seix Barral, 2014)

28 días. David Safier (Seix Barral, 2014)

David Safier ha sorprendido con su última novela, pues es un autor caracterizado por temas de humor. En España muy conocido a raíz del éxito de Maldito karma (2009).  La nueva novela, titulada 28 días, está basada en hechos reales, Safier se ha documentado en el legado de Ringelblum (archivo clandestino del gueto de Varsovia) y en testimonios de algunos supervivientes. David Safier es de origen judío; su abuelo murió en Buchenwald y su abuela en el gueto de Lodz ¿es un homenaje?.

28 días está localizada en Varsovia en el año 1943; la protagonista es una adolescente judía, Mira. Ésta presencia la humillación de su padre, un prestigioso médico, la expropiación de su casa y todos los bienes, así como los de sus vecinos y amigos, la reclusión en un gueto, el hambre, la muerte… Ante esta situación decide dos cosas: una, hay que vivir, para ello se hace contrabandista de alimentos. Dos, hay que luchar, así se une a la Resistencia (los guerrilleros judíos de la ZOB), sobre lo que apenas se ha escrito.

Hasta aquí una historia más del Holocausto. Pero esta novela va más allá. Hay una pregunta que emerge constantemente a lo largo de las páginas “¿qué clase de persona quieres ser?”. En palabras del propio autor; “esto no tiene que ver con el gueto de Varsovia, es una pregunta universal que plantea la relación entre personas”. Este es el fondo real de la novela.

“¿qué clase de persona quieres ser?”  Es una pregunta formulada por un loco, pero que en medio de una locura colectiva, un loco ofrece el planteamiento más cuerdo.

El título 28 días, hace alusión a los 28 días de resistencia de los judíos de Varsovia, después de una razia de 400.000 deportados de los 450.000 habitantes judíos de la ciudad. No es ninguna Masada pero un pequeño grupo ha resistido ¡más que Francia ante la ocupación nazi!

“¿qué clase de persona quieres ser? Una que siga viva”

La historia real:

Desde 1940, la población judía polaca fue reubicada en pequeños sectores de las ciudades; guetos. En el gueto de Varsovia vivían hacinados unos 445.000 judíos. Además de las muertes por deportaciones a campos de exterminio, morían en masa debido a las epidemias y al hambre. Las raciones alimenticias para judíos eran de 184  calorías/día, para los polacos  1800 y para los alemanes 2400.

Pero dentro del gueto los judíos se organizaron para hacer frente a las condiciones inhumanas a que fueron sometidos. El Judenrat se ocupó del alojamiento (estableciendo una media de 7 personas por dormitorio), también organizó escuelas primarias (permitidas) y abarcando todos los grados de manera clandestina. Hospitales y orfanatos, uno de los más importantes “República de los Niños” fue dirigido por el famoso pedagogo Janusz Korczak, en 1942 fue junto con todos los niños deportado a Treblinka. Se editaba prensa diaria en yídish, polaco y hebreo.

Debido a que en el gueto había personas destacadas de la vida cultural polaca se realizaban conciertos de música clásica, representaciones teatrales, exposiciones de arte, etc. Una de las actividades más importantes realizadas fue el registro de unos 50.000 documentos sobre las personas y la vida en el gueto, estos documentos fueron escondidos (en diferentes lugares) y recuperados, actualmente es una fuente documental de gran valor (legado de Ringelblum).

También hubo organización armada; la ZOB (Organización Judía de Lucha) y la ZZW (Unión Militar Judía), cada una de ellas contaba con cerca de 500 miembros. Su armamento era muy elemental; explosivos caseros, pistolas y fusiles. Estas organizaciones tomaron el control del gueto, construyeron búnkeres subterráneos, elaboraron un plan de lucha y fusilaron a los judíos colaboracionistas.

La noche del 19 de abril de 1943 (noche del Pésaj), los nazis llegaron al gueto con 2054 soldados, 821 comandos de las SS y 363 colaboracionistas polacos, además de 36 oficiales del ejército alemán, equipados de tanques, vehículos armados, armas de gas, lanzallamas y artillería para un eventual asalto. Pero los judíos preparados para el ataque lanzaron bombas molotov y granadas de mano cuando los alemanes entraban al gueto, al no esperar este ataque no reaccionaron y retrocedieron. Está humillación al ejército más poderoso no iba a quedar sin castigo. Hasta  el 16 de mayo de 1943 (27 días) los judíos de la ZOB y la ZZW resistieron a pesar de las desiguales fuerzas. Finalmente, como es conocido, los nazis quemaron todas las casas del gueto. Los sótanos y desagües donde resistían los combatientes  se llenaron de humo y muchos murieron por asfixia, otros se suicidaron, el resto fueron fusilados o deportados a Treblinka y otros campos, pero también murieron 300 alemanes.

En el día 27 de enero, Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto. Mi homenaje a los resistentes, a las víctimas y al Ejército Soviético por la liberación de tantos campos de exterminio.

Paloma Molina, Sociólogos sin Fronteras.

Compartir:
  • Print
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • email
  • Live
  • Meneame
  • PDF
  • Technorati
  • Twitter

En la categoria de: DESTACADOLIBROSLO MEJORNOTICIAS

RSSComments (0)

Trackback URL

Comentar