Después de la Democracia

Emmanuel Todd (nacido en 1951) es un sociólogo  francés,  experto en Ciencias Políticas en el Instituto Nacional de Estudios Demográficos (INED), en París. Estudió Ciencias Políticas en el Instituto de Estudios Políticos y se doctoró en Historia en la Universidad de Cambridge.

Todd atrajo la atención en 1976 cuando con sólo 25 años, predijo la caída de la Unión Soviética, sobre la base de algunos indicadores como el aumento de las tasas de mortalidad infantil. En 1995, escribió una nota para la Fundación Saint-Simon, que se hizo famosa en los medios de comunicación, fue la expresión «fractura social» (social o crack brecha social). Si bien, él no se reconoce como autor de la misma.

Entre sus obras más importantes se pueden destacar: La invención de Europa (1995) El destino de los inmigrantes (1996) La ilusión económica (2001) Después del imperio (2003) El encuentro de civilizaciones (2009) y su última obra Después de la Democracia.

Después de la democracia plantea la incompatibilidad entre el libre mercado y la democracia. Según el autor, mantener el libre mercado es mantener la máquina que incrementa las desigualdades socioeconómicas. Vivimos en democracias regidas por la manipulación política, la influencia de los media, la desintegración de los partidos políticos, la pujanza del capital financiero, etc. Bajo diferentes síntomas hay una verdadera crisis de la democracia. Estos síntomas Todd los va analizando a lo largo de los capítulos que componen este libro: el vacío religioso, el estancamiento educativo y el pesimismo cultural, el paso de la democracia a la oligarquía, el libre mercado contra la democracia, ¿la lucha de clases?, la lenta evolución de la base antropológica, etc.

Argumenta sobre una nueva estratificación social, el impacto destructor del liberalismo y el empobrecimiento de las clases medias, haciendo especial alusión a la sociedad francesa que duda entre la etnicidad y la vuelta a la lucha de clases.

La interrelación que establece entre economía y democracia gira en torno a dos ejes fundamentales:

1.- Las economías nacionales están paralizadas y los dirigentes del G-20 se reúnen para autocopadecerse colectivamente. Hoy se cita constantemente la crisis de 1929, pero existe una diferencia fundamental, entonces había ideologías alternativas.

2.- Si va a persistir el ultraliberalismo, habrá  que suprimir el sufragio universal. ¿Por qué? Porque sólo beneficia al 1% de la población. Otro ejemplo; cuando un referéndum europeo se salda con un no, los dirigentes no lo tienen en cuenta y siguen. De alguna manera la supresión del sufragio universal ya ha empezado.

En definitiva; lectura más que recomendable,  ya disponible en castellano.

Compartir:
  • Print
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • email
  • Live
  • Meneame
  • PDF
  • Technorati
  • Twitter

En la categoria de: LIBROS

RSSComments (0)

Trackback URL

Comentar