EL CÉSAR DEBE MORIR

Italia, 2012. Directores: Paolo Taviani y Vittorio Taviani.

Los hermanos Taviani parten de la obra de Shakespeare “Julio César” y filman una realidad. La prisión de alta seguridad de Rebibbia en Roma, posee unos talleres de teatro, los presos no son actores son criminales, ladrones, mafiosos, traficantes de drogas, etc. Con largas condenas e incluso cadena perpetua.

Los reclusos en la representación teatral no sólo encuentran una válvula de escape, encuentran una razón a su existencia. Personas que no esperan nada de la vida se ilusionan con un proyecto y reflexionan sobre la moral, la traición, la venganza, etc. La tragedia que representan es más real por quien la representa. Después de la representación de la obra ante el público los presos/actores  vuelven a sus celdas, uno de ellos dice: “desde que he conocido el teatro, mi celda se ha convertido en una cárcel”.

Algunos de ellos una vez en libertad se dedican al teatro o a la escritura ¿hay mejor terapia?

Martina Carrascoso (SSF)

Compartir:
  • Print
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • email
  • Live
  • Meneame
  • PDF
  • Technorati
  • Twitter

En la categoria de: CINEDESTACADOLO MEJOR

RSSComentarios (1)

Comentar esta Entrada | Trackback URL

  1. Soraya dice:

    ¿Serían posible unas terapias de este tipo en cárceles que se privatizasen, donde el ánimo de lucro moviese al propietario de la prisión y no la voluntad de reinserción del interno?

    ¡Ojo! que el tiempo nos demostrará que las prisiones pueden convertirse en el negocio lucrativo de algunos en detrimento de la sociedad en su conjunto.

Comentar