El Príncipe

El Príncipe.Nicolás de Maquiavelo, Florencia 1513.

Se cumplen 500 años desde que viera la luz la obra por la que se recordará a N. Maquiavelo El Príncipe. Es una obra de 26 capítulos (lecciones) sobre cómo conquistar y mantener el poder político, o como la política consiste en alcanzar y conservar el poder. Tres etapas bien definidas de cómo un príncipe nuevo funda un Estado.

Politólogos, sociólogos, historiadores y filósofos coinciden en calificar la obra de “manual del Gobierno del Estado Moderno”. Es un tratado de doctrina política que no ha dejado de ser leído en estos quinientos años por grandes hombres de “Estado” desde Rousseau a Gramsci pasando por Napoleón.

El Príncipe marca un antes y un después en la obra de Maquiavelo, si bien con anterioridad había escrito sobre política; Discurso sobre la corte de Pisa (1499), Retrato de la corte de Alemania (1508), Retrato de la corte de Francia (1510), después de El Príncipe escribe literatura; La comedia Andria (1517),La Mandrágora (1518), la comedia Clizia (1525) etc. Aunque volverá otra vez a los libros políticos.

Es necesario situarse en la Florencia de la época, ciudad estado, donde se ponen los cimientos de un gobierno republicano y se potencia el humanismo; en pleno tránsito del feudalismo al Estado Moderno. Maquiavelo consideró que se puede asentar un tipo de Estado donde los miembros de la comunidad obedecen el imperio de la ley, son libres y participan en los asuntos políticos. Evidencia que el súbdito de ese momento ya no es el súbdito feudal, por ello el gobernante debe poseer y desarrollar ciertas cualidades si desea mantener el poder. De ahí la importancia de su libro; abre el camino a la modernidad en su concepción de la política y la reestructuración social. Por otro lado, la obra ha sido interpretada como un ejercicio de ironía donde ponía a la luz pública las verdaderas prácticas del poder.

Maquiavelo y Savonarola:

Las ideas de Girolamo Savonarola imperan cuando Maquiavelo toma contacto con la política florentina. Savonarola fue el impulsor del cambio político en Florencia a partir de la revuelta de los Ciompi en 1378 (revuelta de los artesanos menores que no estaban asociados a los gremios, por tanto, no tenían derechos sociales).

Maquiavelo escribió una carta sobre la caída del fraile, al que consideraba un hipócrita. En el Príncipe le dedica unas páginas como “el profeta desarmado”, pues en Florencia Savonarola era conocido como El Profeta. Maquiavelo opina que el religioso es incapaz de construir algo que perdure porque su pensamiento se sale de la realidad, sin embargo Savonarola nunca leyó esas páginas ya que fue quemado en la hoguera en 1498 y Maquiavelo escribió El Príncipe en 1513.

Puesto que la política propuesta por Savonarola era una teocracia, Maquiavelo le acusa de haber querido hacer un partido político a partir de una idea moral, dividiendo a la humanidad en dos bandos; los que militan con Dios y los que militan con el diablo.

Ambos tenían algunas cosas en común; la dialéctica, la inteligencia, la necesidad de influir sobre los otros. Si Savonarola nunca se resignó a las cuatro paredes del convento de San Marcos de Florencia dedicado a la oración, el mismo año de su muerte escribió “Tratado acerca del gobierno de Florencia”. Maquiavelo tampoco se resignó a su destierro en el campo toscano escribiendo poemas y comedias, llegó a decir: “no me importaría que me empleasen como sirviente, pero debo regresar a la política”. Es una etapa de su vida pendiente de ser llamado.

Tanto la obra de Savonarola  como la de Maquiavelo responden a una ruptura política y social que pone fin a una época.

Les distancia el que Savonarola dice a los hombres cómo tienen que ser y Maquiavelo los muestra como son. La eterna dualidad entre el deber ser y el ser.

Maquiavelo y Gramsci

Maquiavelo fue un autor importante para A. Gramsci. Este intelectual encuentra en El Príncipe el fundamento de lo que será el príncipe moderno: el partido. Nunca una persona sino una organización política. Se plantea la acción política de forma dual: fuerza y consenso, autoridad y hegemonía, lo material y lo ideal… siempre enmarcada en un partido revolucionario que tiene como base la clase más amplia de la estructura de la sociedad, una clase hegemónica representativa de los intereses de toda la sociedad. Ahí está el rol del príncipe moderno; constituir una dirección política que mediante la organización construya la voluntad del colectivo. Pero Gramsci no pasa por alto la importancia del liderazgo, es consciente de la división que puede producirse entre la dirección política (dirigentes) y la base social (dirigidos), por ello se debe atender a la autoridad, la obediencia, el control y la disciplina para evitar el conflicto.

Gramsci toma como guía El Príncipe para trazar la línea a seguir en el desarrollo del nuevo Estado. Incide no sólo en los cambios en la economía sino también en las relaciones intelectuales y culturales. Son los dos pilares del nuevo Estado: Economía y Cultura.

Volviendo a Maquiavelo, se puede concluir que entre sus aportaciones hay que destacar: ha sido el precursor del trabajo de los analistas políticos, resaltó la razón de Estado, remarcó que el poder tiene un precio, así como que la forma de administrar el poder conlleva permanecer en el mismo, finalmente un consejo que da a todos los que ostentan el poder, representados en el Príncipe; deben elegir minuciosamente de quién se rodean; hombres independientes, que le dirán la verdad. No podría terminar este escrito sin aludir a la famosa frase que se le atribuye y que jamás mencionó ni escribió: “El fin justifica los medios”. Es una reinterpretación de una frase del capítulo XVIII que dice: “Y en las acciones de los hombres, y particularmente de los príncipes, donde no hay apelación posible, se atiende a los resultados”. Históricamente se ha realizado una lectura tendenciosa de la misma que ha dado lugar al calificativo de “maquiavélico” para justificar algunas acciones de Estado, no siempre éticas, pero realizadas en nombre del bien común.

Pilar Nova Melle, Sociólogos sin Fronteras.

Compartir:
  • Print
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • email
  • Live
  • Meneame
  • PDF
  • Technorati
  • Twitter

En la categoria de: ARTÍCULOSDESTACADOLO MEJOR

RSSComments (0)

Trackback URL

Comentar