EL VOLUNTARIADO CONTRA LA CRISIS O LA CRISIS DEL VOLUNTARIADO

EL VOLUNTARIADO CONTRA LA CRISIS O LA CRISIS DEL VOLUNTARIADO

La crisis económica y de empleo de los últimos años ha dejado en evidencia, aún más, la escasez y debilidad de las instituciones encargadas de evitar la exclusión social de aquellos que están resultando más perjudicados; inmigrantes, desempleados, ancianos, dependientes, etc. tanto dentro de las sociedades desarrolladas como en los países en desarrollo. En éstos de manera más aguda.

En este contexto, en que se disparan las necesidades de trabajo voluntario, coincide con una crisis de “vocación de voluntarios” y una reducción de los fondos que las organizaciones voluntarias destinan a ello.

La propia Comisión Europea al designar 2011 como Año Europeo del Voluntariado, se suma al reconocimiento de esta actividad como constitutiva e imagen de la identidad social europea.

Sociólogos sin Fronteras en el marco de su misión de alimentar debates que fomenten acciones de transformación social en los ámbitos más necesitados, ha desarrollado el 5 de abril de 2011 la jornada: el voluntariado contra la crisis o la crisis del voluntariado.

Dicha jornada se llevó a cabo en la sede del Colegio Nacional de Sociólogos y Politólogos. El acto contó con los siguientes ponentes:

  • Emilio López Salas. Historiador, Departamento de Estudios de Cáritas.
  • José Manzanares Núñez. Sociólogo, Director de ISCOD.
  • Francisco López Segarra. Sociólogo, Presidente de la Plataforma del Voluntariado de la Comunidad Valenciana.
  • Santiago Moreno Cuéllar. Arquitecto, experto en cooperación.

Después de la bienvenida de Lorenzo Navarrete, Decano del Colegio de Madrid, quien una vez más puso a disposición de nuestro colectivo el espacio y los recursos del Colegio, cede la palabra al Presidente de Sociólogos sin Fronteras, Javier Pinilla, que pasa a situar en el tiempo esta jornada, como continuación del proyecto de Sociólogos Sin Fronteras, en cuanto a la organización de eventos para ofrecer una visión crítica de las realidades del entorno social, ya es la tercera jornada, con amplia participación y pretende dejar abiertas las puertas a otras líneas de trabajo de la sociología crítica.

Sin más preámbulos inicia su exposición  Emilio López Salas, en primer lugar trata de pormenorizar el controvertido concepto de “voluntariado”.

– La primera pregunta que plantea para el debate es qué es “Voluntariado”:

  • ¿Acaso una acción social nos convierte en voluntarios? Entonces, todo el que compra un cupón de la ONCE o un boleto de Cruz Roja en Navidad sería computable como un actor que realiza una acción social. Sería una ironía.

– La segunda cuestión es que a la palabra “voluntariado” se le atribuye la potestad de conceder un sello de “excelencia social” para las actuaciones a las que ampara. Con esta premisa los partidos políticos y las empresas quieren dar ese barniz de excelencia a sus actuaciones y por ello consolidan grupos de voluntarios para que sus actos tengan el adjetivo de excelencia que concede el “voluntariado ejecutado por voluntarios”. ¿Es esto voluntariado?

– El tercer abordaje es el de “voluntariado” como prestador de servicios “profesionales” para tareas concretas que requieren habilidades precisas, más que para realizar acciones de denuncia social o de movilización de “conciencias”. Las organizaciones cada vez más profesionalizan sus actuaciones y las más grandes y con más recursos acaban “contratando” a profesionales en el ámbito de su actuación, más que recurrir a la labor voluntaria de personas desinteresadas o altruistas.

José Manzanares recoge el testigo tomando el término voluntariado para añadir        que  debe suponer un “compromiso de ciudadanía”.

La actual crisis se ha llevado por delante los presupuestos de cooperación al desarrollo, con recortes generales del 15 % y en algunas Comunidades Autónomas ha supuesto la pérdida de inversiones muy necesarias en servicios sociales.

El voluntariado, es cierto que llena los huecos que han quedado vacíos por los recortes en políticas sociales; pero ello también puede suponer que la Administración relegue al Tercer Sector, el cumplimiento de obligaciones que deberían ser asumidas desde lo público y ejecutadas por empleados públicos.

Existe un binomio entre empleo y voluntariado, ¿qué es un empleo y qué espacio puede ocupar un voluntario sin afectar al anterior? El voluntario no puede ser un sustituto del empleado.

– Desde el ámbito político, MOTOR DE CAMBIO SOCIAL: voluntariado como nuevo modelo de ejercicio de la ciudadanía con aporte de riqueza social. El cambio y la transformación social con nuevos valores. Pasar de la democracia representativa a la democracia participativa, el gran salto.

– Desde el ámbito económico, MERCANTIL o generador de empleo y crecimiento económico: el voluntariado como generador de riqueza,  se estima que por cada euro invertido en voluntariado hay un retorno de 7 euros. Dentro del voluntariado se mueven cifras de entre 14 a 17 millones de euros. Cantidades que en Europa suponen el 7 % del PIB.

De ahí que un gran número de empresas mantengan su política social corporativa e incluso creen Fundaciones para “rentabilizar” sus inversiones “sociales”. En lo que respecta a las personas que ejercen profesionalmente en cooperación o en ONG´s, existe una tendencia a un voluntariado como forma de trabajo por cuenta ajena, que produce también situaciones paradójicas: no existe un Convenio en el sector, existen condiciones de trabajo heterogéneas y en ocasiones se está produciendo la precarización de las mismas en las organizaciones de voluntarios y cooperantes.

Sigue en esta línea Francisco López Segarra que expone la evolución histórica del voluntariado, desde las acciones de Caridad a las de Solidaridad.

Mantiene el ponente que existe una “ideología de la solidaridad”, del compromiso y de la voluntad de cambio social. Relaciona la tipología del voluntariado para discernir los diversos modelos. Ya que existe voluntariado de diversa índole y actuación. ¿Por qué  reducir la acción social a 800.000 voluntarios de los 4 millones que están realizando acciones voluntarias? Acaso no toda intervención voluntaria tiene una repercusión “social”. En el Tercer Sector es fundamental el mantenimiento de tres criterios:

–          Transparencia.

–          Participación.

–          Calidad en el servicio para el “cliente”.

Son exigibles ya que el presupuesto de las organizaciones de voluntarios es un 85 % de las Administraciones Públicas que financian y un 15 % obtenido de recursos propios. Luego son prestaciones “sociales” “públicas”. El voluntariado genera en ocasiones un servicio que después asume la Administración como parte de su Estado de Bienestar.

Toma la palabra Santiago Moreno Cuéllar, amplía la visión que es está dando del voluntariado con la cooperación al desarrollo. Existe en el ámbito de la cooperación, la sustitución de los funcionarios que debían acometer las funciones en los territorios de cooperación, por laborales o voluntarios que representan a la Administración en el lugar de trabajo.

Expone el proyecto de “Jóvenes Cooperantes” para plazas en oficinas técnicas de cooperación de AECID. Este aspecto suscita la intervención de personas del público que exponen la falta de criterio objetivo en la elección de este personal por participar en el proceso las oficinas de empleo que desconocen el mundo de voluntariado y el cooperante, e incluso falta de difusión de las convocatorias. Son procesos poco conocidos. ¿Por qué?

Continúan las intervenciones del público en un amplio debate con posturas de denuncia a los negocios encubiertos tras el voluntariado o la cooperación; el retroceso del Estado de Bienestar que cede el papel obligado de la Administración en la prestación de servicios a entidades de voluntarios con el riesgo de una privatización encubierta; la dificultad de un Convenio del Sector en competencia con trabajos profesionales; la falta de democracia en ciertas entidades; el papel de la iglesia (sobre todo la católica) tras el voluntariado sirviendo éste para hacer proselitismo …

Finalizó el acto con un refrigerio para facilitar el diálogo cercano entre todos los participantes y fomentar que se siga trabajando desde la sociología crítica.

SOCIOLOGOS SIN FRONTERAS

Compartir:
  • Print
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • email
  • Live
  • Meneame
  • PDF
  • Technorati
  • Twitter

En la categoria de: ACTIVIDADESDESTACADO

RSSComments (0)

Trackback URL

Comentar