EUROPA CON FRONTERAS

EUROPA CON FRONTERAS

El 24 de abril, Sociólogos sin Fronteras fuimos fieles a nuestra cita anual con la jornada de reflexión. Este año giró sobre ¿Qué pasa con Europa como idea, o estamos ante una Europa dividida con naciones?

Presentó el acto el Presidente de Sociólogos sin Fronteras: Javier Pinilla, enlazando la Europa con Fronteras con las próximas elecciones al Parlamento Europeo de mayo de 2014. Unas elecciones que tendrán lugar dentro del marco de la crisis, con el importante cambio del Estado de Bienestar por un Estado de mínimos, que incluso ya cuestiona derechos fundamentales de convivencia entre los ciudadanos. Por ello, surgen problemas de integración, para trabajadores del Sur y Este de Europa, en los países menos castigados por la crisis financiera y de empleo del Centro y Norte de Europa. Se ha trasladado la tendencia pro-unificación, por una deriva hacia la defensa de las fronteras, por la que, los que están tras ellas, no quieren verse afectados por las  personas que vienen de fuera de las mismas. Volviendo a la reivindicación “estatal” frente a la unidad del territorio europeo.

A continuación interviene Jesús de Andrés, profesor de Ciencia Política de la UNED, especialista en modelos políticos. Comienza su disertación aludiendo a lo que hace 25 años era Europa. Tras la II Gran Guerra se daban transiciones del capitalismo al comunismo y no viceversa. Pero, en los primeros años del último decenio del S.XX comienzan las tensiones que llevan a la plena disolución del bloque del Este. Una disolución rápida por la crisis de gobernabilidad  y la lucha de élites.

Europa rompe sus fronteras; la CEE que comenzó como una unión comercial, primero con 6 países, luego 9; pasa incrementarse en los años 80 con la adhesión de las exdictaduras de Grecia, Portugal y España. A mediados de los 90 piden la incorporación las antiguas repúblicas de la URSS, en 2004 se da la gran ampliación y hoy en día estamos en la UE de los 28.

Tras una breve visión histórica, el ponente se centra en la situación del conflicto de Ucrania, donde se ponen de manifiesto problemas que estaban soterrados. La crisis financiera, que ha arrasado en pocos años con los logros en la disolución de fronteras y conflictos en Europa, contribuye de forma decidida al repliegue en clave “nacionalista”. Así, emergen los conflictos latentes y resurgen las tensiones territoriales que se pensaban superadas.

La Rusia de Putin está recuperada de la disolución de la URSS. Putin ha hecho de Rusia un “traje” a su medida y reivindica lo que en su momento fue el poder de la URSS. Rusia busca un espacio en el mundo. Hay distintos escenarios en su mesa:

  • El caso de Moldavia con una importante población rusa.
  • El caso de Ucrania con Crimea.
  • El asunto de Georgia, en el Caucaso Sur, que ya tuvo su conflicto en 2008.
  • El problema de Chechenia.
  • El conflicto del Alto Karabac en Armenia, Azerbaiyán, donde se suma que hay recursos petrolíferos.

Muchos escenarios con Rusia detrás, con interés por recuperar su posición en el mundo. En opinión del ponente en los próximos diez años surgirán más escenarios con conflictos latentes. Teniendo en cuenta, además, que Rusia es el principal suministrador de hidrocarburos y gas para la UE y sin olvidar que Rusia es un actor con papel en la ONU. Tampoco hay que menospreciar el importante arsenal nuclear que conserva. Todo ello liderado por Putin que es un gran populista, demagogo y controlador. Lejos están la disolución de los conflictos.

Por tanto, la duda ahora es si se presenta un regreso a la “Guerra Fría” del S.XX o si se produce una vuelta a los “Grandes Imperios” del S.XIX.

En segundo lugar toma la palabra Ramón de Marcos.

A los conflictos enumerados, añade el caso de la República de Udmurtia, con una población de un 70 % de rusos y un 30 % de udmurtios. Estos últimos son finlandeses que en su momento solicitaron el apoyo de los rusos para frenar el avance de los tártaros en el territorio que hoy constituye la República de Udmurtia.

Rusia mantiene un estricto control energético que le ha llevado en ocasiones a limitar proyectos de investigación para el desarrollo de energías alternativas (hidráulica en el Danubio, eólica, solar). El control de la energía es un instrumento fundamental de poder. Hoy en día teme el declinar de la UE.

Pero, ¿Por qué el declinar de la UE? Hay varias explicaciones:

A)   Han desaparecido los padres fundadores, que surgieron tras la II Guerra Mundial. Los nuevos líderes no tienen visión de Europa.

B)   El fracaso del Referéndum por una Constitución de la UE también repercute de forma muy significativa en el declinar de la UE.

C)   La desindustrialización y descapitalización de Europa. Ha confiado en exceso en un modelo financiero sin un sector industrial tras el mismo y hoy es una de las causas del desempleo, que es la base de muchos problemas de integración.

D)   La globalización de la economía ha afectado mucho a Europa, los países emergentes no encuentran competencia porque Europa no estaba preparada.

E)   La entrada de Gran Bretaña hizo de Europa que existieran dos proyectos:

  1. Uno centrado sólo en los mercados. Criterio que comparten Gran Bretaña, Holanda y tiene el beneplácito de EE.UU.
  2. Una Unión Europea como unión política además de económica.

Países como Ucrania, que han analizado su integración en la UE, son reticentes ante el modelo de UE que invita a destruir su industria, su política agraria y fija unos deberes excesivos en control del déficit y garantías al pago de la deuda. No exporta la UE un modelo propio frente al neoliberal para poner coto al desempleo y promocionar una Europa con derechos y para los ciudadanos, no para los mercados.

Los líderes hoy de la UE son cortoplacistas. En muchos países de reciente integración, han fomentado que poblaciones minoritarias sean dependientes permanentes de ayudas sin haberlas provisto de unas herramientas con las que financiar su propio desarrollo. Así, esas minorías dependientes, con las que se ha practicado una “discriminación positiva”, pero sin fomentar sus vías de emancipación, se están convirtiendo en “cabezas de turco” de los emergentes movimientos ultranacionalistas. Estos movimientos avanzan inexorablemente, por ejemplo, en el Parlamento Húngaro se ha querido registrar a los judíos parlamentarios, o el alcalde de la capital, Budapest, ha propuesto levantar una estatua en honor al mariscal Horthy, quien fue un filonazi reconocido.

Para terminar, el ponente  expone que Europa como tal carece de una fuerza militar para intervenir en conflictos y que cuando éstos se producen recurre o a un estado concreto o a la ayuda de EE.UU. Ello ha provocado situaciones como la de la exYugoslavia que ahora sirve a Putin para reivindicar sus actuaciones en Ucrania.

En el debate se produjeron intervenciones en las que reivindicaban si la situación era tener a Rusia como enemigo o se debía tratar de “europeizar” a Rusia. Como continuación se quiso también romper con el mito positivo de Europa, ya que de ésta han surgido dos guerras mundiales, genocidios, exterminios, colonizaciones explotadoras y otras situaciones que dibujaron años de conflictos.

Una intervención aludió a que aunque no se deseaba defender a Putin y sus métodos tampoco había que dejar de advertir sobre el incesante avance hacia la Europa del este de la OTAN con patrocinio de EE.UU.

Aún con las ganas de más intervenciones, lamentablemente el tiempo puso fin a la jornada a las 21.00 h., si bien se pudo continuar departiendo con los ponentes, invitados y asistentes tomando un pequeño refrigerio, para no perder la costumbre que siempre ha acompañado el cierre de las jornadas de Sociólogos sin Fronteras.

SOCIOLOGOS SIN FRONTERAS

Compartir:
  • Print
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • email
  • Live
  • Meneame
  • PDF
  • Technorati
  • Twitter

En la categoria de: ACTIVIDADESARTÍCULOSDESTACADOLO MEJOR

RSSComments (0)

Trackback URL

Comentar