RESULTADOS DEL DEBATE: POR UNA CIUDADANÍA ACTIVA. EN LO SOCIAL, LO ECONÓMICO Y LO POLÍTICO. ALTERNATIVAS A LA CRISIS

DEBATE: POR UNA CIUDADANÍA ACTIVA. EN LO SOCIAL, LO ECONÓMICO Y LO POLÍTICO. ALTERNATIVAS A LA CRISIS

El día 26 de abril de 2012 se celebró un interesante debate en el Colegio de Politólogos y Sociólogos, organizado por Sociólogos sin Fronteras. La introducción la realizó el Presidente de Sociólogos sin Fronteras Javier Pinilla. Después de dar la bienvenida a los asistentes pasó la palabra Bruno Estrada, economista y Director de estudios de la Fundación 1º de Mayo de CC.OO.

Comenzó su intervención bajo el título “Hemos llegado al borde del abismo” planteando una pregunta: ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?. No estamos ante una crisis sistémica, sino de migración del principal centro de acumulación de capital. Expone como el capitalismo requiere una “estrecha vinculación” entre las oligarquías comerciales o financieras y las élites políticas. Pero ¿Cómo se acumula el capital?. Existen varias posibilidades: Robando (poder militar). Poseyendo recursos naturales. Creando mercados (tecnologías nuevas, nuevos productos, cualificación de los trabajadores). Controlando mercados (limitaciones a las importaciones, expansión de multinacionales) y creando dinero. La mayor concentración de poder económico se da en quien crea dinero.  Una vez expuestos a grandes rasgos los motivos y evolución histórica que ha dado lugar a la crisis actual y a las producidas con anterioridad, analiza el caso español.

En España  la crisis financiera se produce por los errores de los bancos (excesivo riesgo inmobiliario), la falta de supervisión del Banco de España y las decisiones políticas del PSOE y PP (desfiscalización de las rentas de capital). El sistema financiero está quebrado y necesita crédito para sí mismo; son necesarios fondos europeos para la banca. El ponente propone: mayor presencia del sector público en el sector financiero. Re-Regulación de los mercados financieros. Impuesto sobre transacciones financieras internacionales. Presencia de los trabajadores en los consejos de administración de las grandes empresas. Recuperar para los estados el poder de crear el dinero. Termina con una frase del fundador de la dinastía Rothschid “Dadme el control del dinero de un país y que otros hagan sus leyes”.

Arturo Lahera, profesor de Sociología del Trabajo en la Universidad Complutense, intervino relacionando la crisis actual con otras crisis del pasado. Señaló que la crisis actual es la más duradera de la democracia. Si bien la crisis de los años ochenta fue intensa, a partir del tercer año se comenzó la recuperación y ahora estamos en el quinto año de crisis. Desde una perspectiva más sociológica llama la atención sobre “el quebrantamiento del cemento social”, lo que compacta la sociedad. Se retrotrae a los últimos treinta años en los que el cambio económico y social de nuestro país ha modificado los estilos de vida, estilos de vida que han provocado la crisis. Al mismo tiempo se produce una progresiva individualización. Considerando que España siempre ha sido un Estado Social muy débil; nunca se llegó a la media europea, son las familias las que ocupan el papel del Estado. La crisis ahonda más los valores del individualismo, ello se manifiesta en el voto. Más del 50% de la ciudadanía en la Comunidad de Madrid respalda políticas liberales frente a políticas de cohesión social. Durante la época de expansión se ha perdido la oportunidad de invertir en el modelo productivo, más intenso, con mejores condiciones de trabajo, mejores salarios, etc. Así nos enfrentamos a una dualidad social: los que aún pueden consumir porque tienen ingresos y los que no pueden consumir porque carecen de ellos. Esto conduce inevitablemente al conflicto social. Más allá del problema económico hay un problema de integración social. ¿Qué hacer con las personas cuando se salga de la crisis? Por una década perdida en términos económicos hay dos décadas de déficit social.

Cerró el turno de intervenciones Yoana López, que presentó el “testimonio de jóvenes en situación precaria”. Además de su experiencia personal y,  a  partir de la definición que hace el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española  sobre “estar en precariedad” o “ser precario” conversó con amigos, compañeros y conocidos. Ante la pregunta si se consideran en situación precaria. Invariablemente la respuesta es afirmativa. Lo ilustra con un breve currículum de todos ellos: “entre cinco y diez años de la más variada experiencia laboral, una preparación superior, nos proveería de mejores y mayores oportunidades laborales: así pensábamos entre el 2000 y el 2007. ¿Más de un año de contrato? Casi nunca y si lo teníamos bajo condiciones no muy alentadoras. Pero ahí seguíamos (y seguimos), buscando nuestra oportunidad”.

En cuanto a la precariedad de recursos: “curiosamente, no nos sentimos en una situación precaria. Observando las dramáticas situaciones que se dan no muy lejos de nosotros, ¿nos podemos quejar? no. Pero no estamos bien y nos quejamos. Esta contradicción no está exenta de sentimiento de culpa”. “Esta situación de relativa estabilidad económica se sustenta en dos pilares básicos: la inestimable solidaridad familiar y una gran capacidad de adaptación a las circunstancias: compartimos piso, no tenemos hijos, nos volvemos más austeros, economía de guerra”. La situación económico-política actual de España, les suscita: frustración, desamparo, engaño, tristeza, dictadura del dinero, desasosiego. “Yo pensaba, ¡qué ingenuo era!, que de alguna manera me aprovechaba del sistema, me he dado cuenta de que lo que recibía eran las migajas de un gran banquete”, “la imagen que yo tuve hace unos meses era la de una gran estructura que se desmoronaba y nosotros nos quedamos ahí, sin saber si salir corriendo o quedarnos clavados para que, con suerte, las vigas que caen no nos aplasten del todo y podamos sacar la cabeza y el cuerpo a otra realidad, no sabemos si mejor”.

Ante su responsabilidad en la situación actual: “a nivel individual nos vemos inocentes, consideramos que hemos hecho lo que teníamos que hacer en cada momento: hemos estudiado, hemos creído en un futuro mejor mediante el esfuerzo y hemos creído en él porque nos lo han hecho creer, porque nos han educado así, valorando la honestidad y pensando que el fin no justifica los medios”  “como miembros de una masa social de clase media  sí hallamos responsabilidad (más que culpabilidad), en la medida que la alienación consumista en la que hemos vivido ha provocado el enriquecimiento de unos pocos y la pobreza, por lo menos material y tal vez más, de nosotros mismos”.

¿Qué se puede hacer?  “la política debería ser más plural, pero con la actual ley electoral mantenida por los partidos mayoritarios, es bastante complicado”. “Uno siempre puede y debe hacer algo para cambiar lo que no le parece bien”. “más que de la precariedad laboral huyo de la precariedad mental, de vivir en un lugar donde las promesas son sistemáticamente incumplidas”. “La incredulidad ante el sistema y la clase política está llegando al máximo. El descreimiento es casi absoluto y la sensación, de nuevo, es la frustración”.

“Pienso que la educación debe ser el instrumento principal del cambio: educación política, educación ciudadana, educación solidaria, educación ética y educación igualitaria. Pero la educación no sólo se suministra en los centros, sino a través de todo el entramado social en el que todos participamos”. En relación con esto, acaba su intervención con una cita abreviada de Bertolt Brecht:

El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. […] No sabe que de su ignorancia política nace […] el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.

Se abre un animado debate entre el público asistente y los ponentes. Se incide en  tres aspectos:

1.- El fraude fiscal (70.000 millones en España), su arraigo en la sociedad y su permisibilidad por parte de las autoridades.

2.- Las altas tasas de desempleo y subempleo (en Grecia es inferior al 20% a pesar de su quiebra económica).

3.- El riesgo del incremento de la existente exclusión social en cuanto se resquebrajen las redes familiares.

RESUMEN ELABORADO POR  SSF

Compartir:
  • Print
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • email
  • Live
  • Meneame
  • PDF
  • Technorati
  • Twitter

En la categoria de: ACTIVIDADESARTÍCULOS

RSSComentarios (2)

Comentar esta Entrada | Trackback URL

  1. gold price dice:

    La situación es complicada para todos en España. Las únicas palabras que los estudiantes oyen o leen en las noticas son “deuda pública”, “prima de riesgo”, “concurso de acreedores”, “desempleo” entre otras. Los estudiantes están empezando a ser conscientes de que una vez finalizada su carrera, o incluso antes, su futuro más probable pasa por emigrar a otro país o incluso a otro continente. No siendo suficiente con esto, tienen que lidiar con el hecho de que la educación superior está siendo influida duramente por la situación económica del país. Las tasas de matrícula han subido, las becas se han congelado, descuentos juveniles han sido eliminados, han aparecido más tasas universitarias; hemos llegado al punto donde la crisis ha empezado a influir en la calidad de la educación superior, y los representantes de estudiantes empezamos a preocuparnos seriamente.

  2. silver price dice:

    Y conscientes del abuso de poder por parte del Gobierno Federal de la República Méxicana puesto de manifiesto ante el mundo con la situación actual de un país ingobernable, lacerado por una crisis social sin respuesta alguna y la falta de respeto para con sus ciudadanos, Anonymous no se queda de brazos cruzados frente a la injusticia. Creemos que alguien debe hacer lo correcto, que alguien debe traer luz a la oscuridad, que alguien debe abrir los ojos de un público durmiente, evitar que prosiga el abuso de poder que pasa por encima de nuestros derechos humanos.

Comentar