REUNIÓN DE LA CUMBRE SOCIAL DEL 12 FEBRERO DEL 2013

La Cumbre Social urge a nuestros gobernantes que afronten un cambio de timón en las orientaciones económicas.

El objetivo no tiene que ser las instituciones financieras, sino, las personas y sus necesidades.

La Cumbre Social, en la reunión del 12 de febrero de 2013, ha decidido hacer un llamamiento a la ciudadanía para que participe en las movilizaciones que se convocarán contra el paro, la corrupción y los desahucios en las próximas semanas. Se ha superado la solicitud de un referendum a la acción de gobierno por la demanda de dimisión de un ejecutivo que se ha demostrado ineficaz y con presuntas actuaciones corruptas. Tristemente, en los medios de comunicación internacionales, España es un referente por sus altos niveles de corrupción que implica a las empresas y a los políticos, tanto como por su falta de creación de empleo.

Las reformas que fueron auspiciadas por la UE y que demandaban cambios urgentes tendentes a disminuir el gasto público en acción social (recortes en protección al desempleo y la jubilación, desinversiones en promoción de la educación y la salud) no han dado sus frutos y aunque la prima de riesgo se ha estabilizado, los datos de destrucción de empleo y falta de incentivos para la liberación de crédito necesario para la inversión expresan sin dudas el fracaso de las políticas de austeridad.

El empobrecimiento de la población en general, el recorte drástico del consumo, la falta de recursos para inversiones y la ya de por sí problemática carencia de un modelo económico que favorezca la creación de empleo y vuelva a recuperar el Estado de Bienestar, no ofrecen un futuro halagüeño para la ciudadanía.

La reforma laboral, como no podía ser de otra forma, no ha disminuido la pérdida de empleos ni ha favorecido inversiones empresariales que reactiven un mayor número de población ocupada.

Medidas como el rescate a la banca, la falta de respuesta a las personas que sufren desahucios de sus viviendas habituales, hogares que se quedan sin ningún ingreso, falta de recursos para bienes básicos como la calefacción en invierno y la aparición en prensa de situaciones que hacen sospechosa a la clase política dirigente de una cadena de sobornos e intercambio ilegal de dinero por favores desde el poder, ha alejado a los ciudadanos de la inquietud por la participación en la acción política, el único recurso que desde el siglo XIX tiene la ciudadanía no rentista para influir en lo público.

Un voto cautivo que en noviembre de 2011 dio una mayoría abrumadora al partido en el gobierno, ya no es respaldo legítimo para quien ha reconocido que su programa electoral no se ha ejecutado y lo que es más, se ha hecho justamente lo contrario a lo prometido. La falta de recursos para el control democrático de un Parlamento que ante la falta de apoyos frente a una amplia mayoría absoluta, no puede mostrar alternativa (moción de censura) y la calle clamando con permanentes y constantes movilizaciones, que incluso sobrepasan las agendas de los participantes en las mismas, han de propiciar un golpe de timón y una reorientación.

Urge un cambio que atempere los recortes en el déficit público y vuelva a situar las necesidades de la ciudadanía en el objetivo de la acción de gobierno. Conociendo que la ciudadanía demanda empleo, ocupación para los jóvenes y recursos para la educación, la investigación, el desarrollo personal y profesional; además de medidas que eviten la pérdida de salud y la reparación de la misma en caso de necesidad.

Volviendo a la reunión de la Cumbre Social del día 12 de febrero de 2013 se ha precisado allí que se necesitan más respuestas contundentes a la actual situación, además, que éstas sean fruto de la reflexión y no de la pasión. La propia cascada de convocatorias demuestra carencias de organización y coordinación. Los comunicados no siempre recogen las inquietudes y la participación de las organizaciones minoritarias.

Aunque hay que solucionar las parcelas de descoordinación, las organizaciones presentes en la Cumbre Social son conscientes del valor añadido que esta cumbre ofrece para hacer inteligibles las luchas sectoriales, si bien se requiere la presencia mediática de la Cumbre Social apoyando las reivindicaciones de una manera más ágil.

Desde Sociólogos sin Fronteras seguimos comprometidos en la misma y divulgando las actuaciones que desde allí se coordinan.

Continuaremos informando.

Compartir:
  • Print
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • email
  • Live
  • Meneame
  • PDF
  • Technorati
  • Twitter

En la categoria de: COMUNICADOSDESTACADOLO MEJOR

RSSComments (0)

Trackback URL

Comentar